Seleccionar página
Las proteínas del hombre de goma

El hombre de goma vigila su alimentación

Con este artículo no pretendo generalizar ni poner en el punto de mira a todos los profesionales que trabajan en los gimnasios, pero creo que es de justicia alertar de algunas malas praxis que vienen sucediendo de forma sistemática en los gimnasios (y que creo que muchos de vosotros podríais corroborar), a cargo de los monitores “que saben de nutrición”.

El Institute of Medicine (IOM), establece en sus recomendaciones que las ingestas recomendadas (RDA) de proteínas para hombres y mujeres adultos es de 0.8 g proteína / Kg peso corporal / día. Estas recomendaciones están basadas en la evidencia científica  de que con esta cantidad es suficiente. Aun así, en algunos casos, a nivel individual, se establecen unas necesidades mayores como consecuencia de situaciones particulares, como en ciertas patologías (grandes quemaduras o procesos catabólicos importantes) o en situaciones de aumento de las demandas fisiológicas por efecto del ejercicio intenso. En este caso, la posición de la American College of Sports Medicine establece que en situaciones de ejercicio intenso, el consumo de proteínas puede llegar hasta los 1.2 – 1.7 g proteína / Kg peso corporal / día sin exceder el 35% de calorías de la ingesta total provenientes de estas proteínas. Si pensamos en un deportista que entrena varias horas diarias y que necesita este plus de proteínas, el rango de ingesta proteica varía entre unos 84 – 119 g/día (teniendo en cuenta que pesa aproximadamente unos 70 Kg). En una dieta variada y rica en cereales, frutos secos, legumbres y con un consumo moderado de carne/pescado /huevos, como sería la dieta mediterránea,  se pueden consumir sin esfuerzo  entre 90 – 120 g de proteína con una dieta de 2800 – 3000 kcal. Es más, según la última encuesta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria realizada en el 2012, el consumo medio de proteínas era de 109 g/día (IC 95% ) para los hombres y 88 g/día (IC95% ) para las mujeres, de manera que se superan con creces las recomendaciones de consumo para un ciudadano medio. Entre otras consideraciones, cabe recordar que un consumo excesivo de proteínas en la dieta (llámenle dieta Dukan, Atkins o similar) puede acarrear problemas de:

– Alteración del pH metabólico por el aumento de iones amonio (NH4+) con la consecuente carga hepática para eliminar estos transformándolos en urea

– Aumento de la función renal para eliminar la urea sobrante y en consecuencia aumentando el riesgo de deshidratación.

– Para mitigar la disminución del pH, el cuerpo envía una sustancia tampón en forma de fosfato cálcico proveniente en gran parte de los huesos. Consecuencia: pérdida de masa ósea (y mayor riesgo de descalcificación, importante sobre todo en mujeres en riesgo de osteoporosis).

– Aumento del ácido úrico y aumento del riesgo a padecer un ataque de gota en personas susceptibles a ello.

Vistos los efectos nocivos de una ingesta excesiva de proteínas en aquellas personas que no tiene unas necesidades incrementadas,  la pregunta es, ¿por qué algunos “profesionales” de los gimnasios se empeñan en “recetar” sin ton ni son suplementos proteicos a todo aquel que se atreve a pedirles consejo nutricional? Decía el filósofo francés JP Sartre que “quien elije consejero, elije consejo” así que en este caso, la culpa es compartida. Por un lado, el monitor que si no tiene la formación adecuada, se atreve a aconsejar el consumo abusivo  de un producto (el batido proteico) que sin ser nocivo per se puede tener efectos secundarios graves a nivel metabólico y fisiológico si se suministra sin un control adecuado por parte de un profesional acreditado. Por otro lado, culpa del “crédulo” consumidor que en vez de acudir a un profesional de la dietética y la nutrición para asesorarse correctamente, acude a un individuo que lo que busca es “enchufarle” un producto que en la mayoría de los casos ni necesita ni debería tomarlo. El consumo de suplementos proteicos puede estar aconsejado (y supervisado por un profesional sanitario) en los casos de deportistas que realmente tienen un aumento de la demanda de sus necesidades y que por las circunstancias que sean, no pueden ingerir la cantidad de proteínas que necesitan y/o en el momento en que las necesitan. Tal como concluyen S. Phillips y L. Van Loon, no es tan importante la cantidad de proteína, sino el momento de tomarlas (en el período post-ejercicio es el mejor momento) y la calidad de estas, ya que parece ser que la leucina tiene un papel clave en la recuperación muscular. Además, resaltan los autores, que cualquier dieta con este plus de proteínas  para mejorar el rendimiento y/o la recuperación muscular no debe ir en detrimento de la cantidad de carbohidratos consumida ni de ningún otro nutriente y que una forma rápida y económica de reponer las pérdidas proteicas, es el consumo de leche (o leche sin lactosa para los intolerantes) en el periodo post ejercicio.

En resumen:

– Existen muchas alternativas a tomar suplementos proteicos. En el caso de tomar estos suplementos proteicos, hacerlo bajo la supervisión de un profesional en dietética y nutrición humana ya que seguramente se deberá reajustar la dieta para no excederse en el consumo de proteínas.

– El consumo excesivo de carne para aumentar la ingesta proteica puede ser contraproducente por la asociación entre un elevado consumo de carne y derivados y la incidencia de distintos tipos de cáncer.

– Las fuentes de proteínas son múltiples, y no solo están en la carne y las claras de huevo. Los alimentos vegetales como los cereales, legumbres y frutos secos tienen cantidades muy respetables de proteínas.

– Finalmente, antes de abordar cualquier estrategia nutricional que se aleje de una dieta equilibrada, sospesar si la mejora del rendimiento deportivo o la ganancia de masa muscular para lucir cuerpo es proporcional a los riesgos a los que nos vemos expuestos.

gimnasios, Nutrición, Proteína

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR