Seleccionar página

Logo lactancia

Empieza una nueva semana,  dejamos atrás las celebraciones de la Semana Mundial de la Lactancia Materna donde asociaciones, hospitales, fundaciones, etc. de toda Europa han realizado actividades en distintas ciudades con la finalidad de destacar la importancia de resguardar e incrementar la promoción y el apoyo a la lactancia materna, dentro de la consecución de los “Objetivos de Desarrollo del Milenio y más allá de 2015”, propuestos por la ONU. El lema anunciado por WABA (world Alliance for Breastfeeding Action) para el 2014 ha sido, Lactancia materna: un triunfo para toda la vida, que quiere hacer hincapié en los beneficios que ofrece la lactancia materna exclusiva y a demanda durante, al menos, los seis primeros meses de vida del bebé, para un crecimiento  y desarrollo saludables.

Objetivos LM

Objetivos de la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Imagen de ALBA LACTANCIA MATERNA

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida, y desde ese momento, continuarla simultáneamente con la introducción de la alimentación complementaria y oportuna hasta, como mínimo, el primer año de vida o hasta los 2 años o más.

Se sabe que la leche de los diferentes mamíferos está adaptada a las características inmunológicas, digestivas, metabólicas y de crecimiento de sus crías y, en el caso de la leche materna, ocurre lo mismo. Compuesta por todos los nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales), en cantidades óptimas, la leche materna refuerza el sistema inmunitario inmaduro del recién nacido, actúa en el desarrollo cerebral, mejora la digestión y absorción de determinados nutrientes, y colabora en el crecimiento de la flora intestinal del bebé. Además, gracias a su alto porcentaje en agua (88%), con una osmolaridad parecida a la del plasma, le permite mantener el equilibrio hidroelectrolítico del recién nacido, cubriendo adecuadamente la sed del niño sin necesidad de aportarle agua, siempre y cuando se ofrezca lactancia materna exclusiva y a demanda, durante los seis primeros meses de vida. Asimismo, la leche materna, como consecuencia de la alimentación de la madre, tiene la capacidad de influir en los hábitos alimentación del bebé favoreciendo la aceptación de nuevo sabores, regulando su apetito y evitando su sobrealimentación que daría lugar a obesidad infantil.

 

Pero, existen otros beneficios a parte de los nutricionales, entre los que podemos encontrar:

  • Ahorro económico familiar, ya que la leche materna está siempre disponible y es gratuita.
  • Fortalece el vínculo psico-emocional entre la madre y el recién nacido.
  • Favorece la recuperación del peso previo al embarazo . Cuando una madre da el pecho, utiliza la grasa acumulada para la producción de leche, lo que junto con una alimentación adecuada, contribuye a la recuperación progresiva del peso. Por este motivo, está totalmente contraindicado, iniciar una dieta hipocalórica estricta, porque puede reducir la producción de leche materna y provocar estados carenciales a la madre.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario en el futuro de la madre.

 

La lactancia materna, es la forma más natural de alimentar a un recién nacido, y dado a sus múltiples beneficios, debería escogerse como primera alternativa de alimentación. Pero, si las circunstancias lo impiden o no se quiere o no se debe dar lactancia materna, se necesita remplazar la leche materna con un sucedáneo. Para ello, la industria pone a la disposición de las madres, leches artificiales (fórmulas de inicio o de continuación) para remplazar la leche materna. Elaboradas a partir de leche de vaca, su composición nutricional ha sido modificada, siguiendo unos estándares propuestos por entidades científicas (ESPGHAN), para hacerlas lo más similares posible a la leche materna.

 

Como dice Carlos González, pediatra y presidente de la asociación catalana de pro lactancia,  “La lactancia materna es mucho más que comida. Es una forma de relación física y afectiva, es contacto frente a la soledad, consuelo frente a la tristeza, seguridad para descubrir el mundo, anestesia para el dolor. Es también un complejo sistema de protección inmunitaria. Casi por casualidad resulta que, además, alimenta”.

 

bebe, crecimiento, lactancia, lactancia materna, leche, materna

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR