Seleccionar página

Empecemos bien la semana y hablemos de cho-co-la-te. Ese apreciado alimento que siempre nos acompaña en nuestras mejores celebraciones así como para alegrarnos en los días grises. Mientras esperamos a que llegue el fin de semana para poder disfrutar de todas las dulces exquisiteces que nos ofrecerá la Feria ChocoCas, feria del chocolate que se celebra en Castellón de la Plana, introduzcámonos en su mundo.

Cartel de Chococas

 

Aunque Cristóbal Colón, hayá por el 1502, fue el primer español que descubrió el cacao, no fue hasta 18 años después, con la llegada de Hernán Cortes a Sudamérica, cuando realmente se descubrió su riqueza. Ya no solo como alimentos, sino también como moneda de cambio, utilizado por los colonos, para conseguir oro. Gracias a una confusión por parte del Emperador azteca Moctezuma, que creyó que Hernán Cortes era la reencarnación de Quetzacola (Rey-Dios tolteca), este último se hizo con toda la plantación real de Manialtepec que utilizó para adquirir todo el oro de la región. Hernán Cortes comprobó como el xocolalt (palabra azteca “xoco” amargo y “alt” agua), bebida azteca amarga, de fuerte sabor y gran valor energético, ayudaba a sus soldados a aguantar largas jornadas de duro trabajo. En España fueron los monjes quien consiguieron darle protagonismo a esta bebida, gracias a su mezcla con azúcar o miel, y porque se consideró una bebida de cacao o “chocolate” que apoyándose en las promulgaciones de Tomas de Aquino “liquidum non fragit jejunium” (los líquidos no quebrantan el ayuno), se consumía libremente sin romper la estricta regla de ayuno que imponía esta religión

De lo que fue el chocolate, a como lo conocemos en la actualidad, se lo debemos a dos personajes suizos con apellidos muy dulces. Henry Nestlé, quien tuvo la idea de mezclar la pasta de cacao, obtenida del prensado de las almendras del cacao, con leche evaporada y azúcar; y Rudolf Lindt, quien comenzó la fabricación de tabletas de chocolate con una fórmula muy parecida a la de Henry Nestlé.

Si hablamos de su composición nutricional, el chocolate es un alimento rico en calorías, grasas y azúcares, que se encuentra categorizado dentro del grupo de alimentos denominados “superfluos”. Es decir, que muy a nuestro pesar, su consumo no es necesario desde el punto de vista nutricional ya que todos sus nutrientes y componentes (ya sean beneficiosos o no) podemos encontrarlos en otros alimentos. Pero, rompamos una lanza a su favor y digamos, hecha la ley hecha la trampa. Sólo necesitamos fijarnos en nuestra alimentación y actividad física para poder incorporar cada día un poco de chocolate (consumo moderado 20g/día). Si llevas una vida activa, que aumente tu gasto energético, y realizas una dieta saludable y poco energética, podrías acompañar tus postres o meriendas con algo de chocolate (preferentemente negro), para beneficiarte de sus propiedades a nivel cardiovascular y emocional.

Corazon de chocolate

Son muchos los estudios los que indican que el chocolate tiene propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo como: el aumento de la actividad antioxidante, que protege a los tejidos del estrés oxidativo; la modulación de la función plaquetaria e inflamatoria y la disminución de la presión arterial. Los últimos estudios, indican que el chocolate podría reducir los niveles de colesterol, pero eso sí, si se consume en pequeñas cantidades y en personas que ya tenían factores de riesgo de la enfermedad cardiaca. Pero falta un consenso científico que confirme estas propiedades para aconsejar su consumo de forma moderada.

Para acabar os dejamos un truco chocolatero, si queréis saber si estáis ante un chocolate de calidad, confeccionado con manteca de cacao natural, probad a meteroslo en la boca. Si en poco tiempo se funde en una masa cremosa de textura y sabor agradable, es vuestro día de suerte! En cambio, si por muchas vueltas que le deis, tenéis que acabar mordiéndolo, os han dado gato por liebre. La manteca de cacao natural se caracteriza por tener un punto de fusión entre 27-32º, mientras que la manteca de cacao sintética, en su mayoría, no funde a la temperatura corporal.

cacao, Castellón, chocolate, feria, Nutrición

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR